Índice de contenidos

Inicio
SiteMap
¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯
Actualidad
***Actualidad
Filosofía Política
***Luces de la Historia
***Debate Político
***Política viva
__________
las palabras y los días
artículos anteriores
__________
Envíanos un correo

Menú de Apoyo

Descargas
***Textos Clásicos
***Documentos raros
¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯
Tablón y convocatorias
__________
Enlaces
Búsqueda
Inicio arrow ***Actualidad arrow Aurora Roja en Grecia

Destacamos

El sabio tiene como patria el mundo. (Séneca)

 
Aurora Roja en Grecia Imprimir E-Mail
escrito por José Javier Torija Rodríguez   
Las dos Grecias pueden rastrearse a principios del siglo XX, en la I Guerra Mundial, con el llamado “cisma nacional” entre partidarios de la triple Entente Cordiale encabezados por Eleftherios Venizelos y la triple Alianza por el propio rey Constantino I.

 



Suelo afirmar que la I Guerra Mundial no comienza en 1914 con la muerte del heredero al trono de Austria el archiduque Francisco José en Sarajevo, sino que es la continuación y extensión de las guerras balcánicas de 1912 y 1913 por la independencia de los últimos territorios europeos controlados por el Imperio Turco. Del mismo modo, habría que decir que la I Guerra Mundial no termina con el tratado de Versalles, en el año 1918, sino que se continúa con el conflicto greco-turco, al que suele llamarse la guerra de independencia turca y que finaliza el año 1922. A pesar de la ayuda aliada a Grecia por parte de Inglaterra y Francia, la derrota griega llega en 1922 con la toma de Esmirna y la expulsión de más de millón y medio de griegos de la Jonia, que fueron sus pobladores desde hacía tres mil años.

 

La historia de Grecia, a partir de esta derrota, es merecedora de considerarse para establecer unos vínculos con la situación actual. En este artículo no se va a pretender que esos vínculos sean de igualdad, ni siquiera de equivalencia. No se trata de decir que hay o puede haber repetición de la historia. Las lecciones de la historia, si éstas son posibles, propongo que hayan de tomarse por analogía y nunca de forma literal. Si hoy, como ayer, las democracias representativas pasan por crisis económicas e institucionales y parecen amenazadas por el ala izquierda y derecha, eso no quiere decir que si el fascismo y el comunismo eran las alternativas en el período de entre guerras hoy puedan verse renovadas. Es muy probable que hoy los movimientos fascistas y los movimientos comunistas no tomen las riendas en el modo como lo hicieron ayer y con el resultado que tenemos bien conocido. No. Pero trataré de hilar, con esa apelación a la historia, varias de las posibles hipótesis interpretativas de la marcha inmediata de la actual situación griega.  

 

 

La II República griega

 

El desastre de la campaña griega en Turkía trajo el hundimiento social y político griego, y fue aprovechado por los militares cuando dieron un golpe de estado con éxito y forzaron la proclamación de la república. Las luchas intestinas en el alto mando militar dieron lugar a continuos golpes de estado, bajo pretexto de protección de la república y prorrogando siempre la constitución republicana. En el último de los golpes militares, en Agosto de 1926, Georgios Kondilis dio paso a una asamblea nacional constituyente bajo la dirección de Pavlos Kunturiotis y Alexandros Zaimis. La II república griega sobreviviría nueve años a intrigas y complots militares, hasta que, en Marzo de 1935, el propio gobierno conservador de Panagis Tsaldaris, partidario de una monarquía “suave”, propició un nuevo golpe militar que se le escapó de su control para caer en manos de los ultramonárquicos y que tenía como objeto imponer la restauración monárquica “dura”. Este golpe fue sofocado por Kondilis, quien devolvió a Tsaldaris el poder en Junio de 1935. Sin embargo, después de un mes, ya en Julio de 1935, el afamado militar republicano se convirtió en defensor de la monarquía “dura”, empleando el nuevo lenguaje fascista que ya estaba de moda en toda Europa y representado por Ioannis Metaxas, el utramonárquico. Ya en Octubre de 1935 Kondilis dio un golpe acabando con el gobierno republicano y restaurando la monarquía de Jorge II.  

 

 

El fascismo y la II Guerra Mundial

 

El ascenso del fenómeno fascista en Grecia era una expresión más de la extensión que se daba por toda Europa. Archiconocida en nuestro país es la obra de Ortega y Gasset la rebelión de las masas en donde se analiza este fenómeno todavía incipiente. La etapa que acabamos de describir tiene ciertas similitudes inevitables con los destinos de España, si pensamos en la dictadura de Miguel Primo de Rivera, la II República Española, y la revolución nacional de los militares golpistas, Sanjurjo, Mola y Franco. Pero el fenómeno –como decíamos- se daba en toda Europa, por supuesto en la Italia de Mussolini en connivencia con el rey Victor Manuel III y en la Alemania con el ascenso al poder de Hitler en 1933, pero también en muchos otros lugares: en Inglaterra el movimiento fascista, que se opondría más tarde a la guerra de su país contra los nazis, en Francia el general Petain hizo la Revolución Nacional espejo de la franquista y en colaboración con los nazis, la dictadura de Salazar en Portugal (que será depuesta tras 48 años por la revolución de los claveles), la guardia de hierro en Rumanía, el partido de la cruz flechada húngaro, los ustacha croatas, o los movimientos filofascistas de Bulgaria, Suecia, Estados Unidos, Australia y Canadá entre muchos otros países.

 

En el caso griego, la deposición de Kondilis por el propio rey fue el primer paso. La situación se complicó con las elecciones en Enero de 1936, que manifestaron la polarización de la sociedad griega y la representación inesperada del KKE, el Partido Comunista Heleno.  El rey temía por la supervivencia de la institución monárquica y tomó la elección de elegir como gobernante a Ioannis Metaxas que apenas había sacado 7 escaños en las elecciones de enero. Esto supuso que Grecia se orientase hacia un régimen fascista, cuya asunción del poder está ligada a la supervivencia de la monarquía de Jorge II. El rey griego abrazaba un régimen fascista, pero era uno más de todos los casos de monarcas europeos que abrazaban la ideología del nuevo orden, el único que parecía poder parar al avance comunista. Precisamente, esa era la gran coartada de la elección real de Metaxas, el miedo a la infiltración comunista, a la que había que detener. La represión fue dura, con los estudiantes, con los obreros, con los campesinos. Se persiguieron a los simpatizantes comunistas y a los sospechosos de serlo.

 

Esa era la situación griega cuando comenzó la II Guerra Mundial. Pero, a pesar de que el gobierno griego era fascista, Grecia se puso de parte aliada cuando los italianos invadieron Albania en Abril de 1939. Los temores griegos estuvieron bien fundados porque el 28 de Octubre de 1940 Grecia es forzada a entrar en la II Guerra Mundial debido la invasión italiana de Grecia, ya desde Albania. Grecia fue un aliado de los británicos, pero un aliado dudoso hasta la muerte de Metaxas, los británicos negarían que sus servicios secretos lo hubieran asesinado, pero hay indicios que apuntan en esa dirección.

 

El papel griego en la contienda mundial tuvo muchísima importancia, debido al éxito de su resistencia a la invasión italiana. Y no sólo tuvo éxito en la resistencia presentada: las divisiones italianas fueron claramente vencidas, incluida la división Julia, orgullo de Mussolini. La guerra italo-griega se dio la vuelta en cuatro días y eran los griegos quienes invadían Albania. Este revés para las potencias del Eje propició –a regañadientes- la pospuesta de Hitler de un año para la invasión de Rusia, al tener que invadir Yugoeslavia y Grecia por parte del ejército alemán. ¿Tuvo consecuencias reales en la conclusión de la II Guerra Mundial el hecho de que Alemania atacara a Rusia en el verano de 1941 y no en el verano anterior? Alemania invadió Yugoeslavia y Grecia, pero con un coste muy superior a la invasión de Polonia, y no sólo eso, sino que la hostilidad partisana en ambos países fue tal que obligó a Alemania destinar una cantidad de divisiones en estos territorios que faltaron en la contienda rusa.

 

La invasión de Grecia por el ejército alemán fue dura, pero en Grecia los nazis encontrarían simpatizantes de su régimen que colaborarían. Empezando por el general Georgios Tsolakoglu quien, seis días después del comienzo de la división germana, ordenó a las tropas griegas que no se resistiesen a los alemanes, algo que secundaron la mayoría de los altos mandos militares griegos.

 

Los alemanes pusieron en Grecia un gobierno títere y colaboracionista, nombrando a Tsolakoglu como el jefe de ese gobierno en Abril de 1941. A partir de este momento, se desató una represión que superó con creces la magnitud del gobierno de Metaxas. La resistencia griega a las potencias del Eje se dividió en dos: la resistencia interna y la externa. En cuanto a la resistencia interna, por un lado estaba vertebrada en las organizaciones EAM y ELAS, controladas por el KKE, Partido Comunista Heleno y por otro lado la EDES y EKKA que eran organizaciones de derechas, consistentes en su mayor parte en los restos del ejército griego que no se rindió. En cuanto a la resistencia externa tenemos al rey Jorge II en el exilio y otros como los venizelistas (liberales) y Georgios Papandreu, que fueron amparados por los británicos.

 

Dado que la resistencia comunista a la ocupación alemana era muy tenaz, los alemanes se vieron obligados a usar importantes contingentes de tropa contra ella. Al mismo tiempo, los mandos alemanes propiciaron una tregua con las organizaciones EDES y EKKA para que no atacasen a las fuerzas alemanas y, de este modo, cada uno por su lado, suprimir a los partisanos comunistas, los alemanes en su ámbito y EDES y EKKA en el suyo. La acción alemana fue brutal en Grecia, que ellos justificaban por los ataques partisanos. Decenas de pueblos fueron incendiados y sus habitantes exterminados por la simple existencia de movimientos partisanos en sus alrededores. 

 

Alemania ahogó económicamente a Grecia en la medida en que su producción era requisada y enviada en convoyes de vagones al III Reich. Cientos de miles de personas murieron de hambruna y muchísimos más no llegaron a morirse de hambre porque fueron exterminados de otros modos.

 

Los colaboracionistas griegos se entregaron especialmente a esta locura. Miles de griegos se presentaron voluntarios para participar en la formación de una división Waffen-SS griega, pero terminaron luchando para la Wehrmacht, sobre todo como contención de la embestida del ejército soviético cuando el ejército alemán se batía en retirada, muchos de ellos caerían en las llanuras de Polonia, incluso en territorio mismo alemán. El último primer ministro de la Grecia colaboracionista fue Ioannis Rallis (padre de Giorgios Rallis, quien en su momento será también primer ministro de Grecia, concretamente entre 1980 y 1981 con el partido ND Nueva Democracia, el partido más votado en las últimas elecciones del 6 de Mayo en Grecia), quien fue creador de los batallones de seguridad empleados en la guerra sin cuartel contra los comunistas del KKE. Para mí, es especialmente significativo que los fascistas griegos no sólo colaborasen con los nazis, pues al fin y al cabo eran afines ideológicamente, sino que colaborasen para permitir el saqueo de su propio país, matar de hambre a sus compatriotas griegos o a dejarse emplear a sí mismos como “carne de cañón” y ser considerados como inferiores y sacrificables por los nazis alemanes.

 

Cuando el frente ruso empezó a desmoronarse ya había ocurrido el desastre de Stalingrado y sobre todo la batalla de Kursk, los alemanes fueron evacuando tropas de Grecia para reforzar las posiciones del frente oriental. Momento en que se desató la guerra entre los partisanos comunistas y de derechas. Cuando los británicos ocuparon Grecia obligaron a ambas facciones llegar al acuerdo de Plaka. Durante la ocupación alemana, el gobierno en el exilio estaba instalado en El Cairo y protegido por los británicos. Los británicos habían puesto a su frente a Georgios Papandreu, y ahora lo traían consigo. Según los británicos, aquel era un gobierno de “unión nacional”, “unión nacional” de etiqueta porque no se había contado con el pueblo griego, en realidad era el gobierno monárquico. Por su lado, los comunistas tenían su propio gobierno clandestino. Así pues, esto constituyó un verdadero problema.

 

 

La mal llamada Guerra civil griega

 

Acabada la guerra y para la normalización del país ocurrieron dos cosas: (1) la desnazificación y (2) unas elecciones para elegir gobierno.

 

En cuanto a la desnazificación se limitó a casos aislados, sobre todo a los altos mandos militares colaboracionistas con los nazis, que fueron acusados de alta traición y sentenciados en algún caso a la pena de muerte, aunque esta pena fue conmutada por cadena perpetua. En cuanto a las elecciones bajo control británico no fueron aceptadas por los comunistas griegos por considerarlas con falta de garantías y optaron por no entregar las armas. Lo que era innegable fue que los comunistas tenían una razón moral poderosa ya que en su haber había miles de muertos caídos haciendo frente a los alemanes y los colaboracionistas en el país ocupado, además tenían una razón de fuerza, el control de toda Grecia continental excepto las ciudades de Atenas y Salónica.

 

Tan difícil era la situación para el rey Jorge II que ni siquiera estaba en suelo griego. Papandreu pidió ayuda al gobierno británico y Winston Churchill viajó a Atenas para coordinar la acción británica. El plebiscito se hizo en Septiembre de 1946 sin la participación comunista ni de ninguna fuerza que generalmente se considera de izquierda y supuso la formación de un gobierno de derecha, la restauración monárquica y la sublevación comunista que puso su capital en Konitsa, en el norte montañoso del país. Las fuerzas políticas contrarias al KKE fueron forzadas por los británicos a colaborar entre sí para lograr una unión que facilitase la supresión del movimiento comunista, a la vez que los ejércitos británicos y monárquicos, apoyados con aviones de la RAF, y logísticamente por los Estados Unidos, aplastan al ejército rebelde en 1949, aunque algunos comunistas pudieron salvarse buscando refugio en Albania.

 

Todo esto ocurrió con la pasividad de Stalin que, al parecer, debió de dar garantías a Churchill de no interferir en el conflicto griego, pasase lo que pasase, aplicando acuerdos de reparto territorial procedentes de las conferencias de Yalta y Teherán, donde se fijaron los límites de influencia de las potencias. Según el reparto de las potencias, Grecia había caído dentro del ámbito anglo-estadounidense. La Guerra Fría había comenzado, los británicos hicieron en Grecia primero –con creces- lo que los soviéticos hicieron después en Hungría, Polonia o Checoeslovaquia. En todos estos casos las potencias de uno y otro lado no pasaron mucho más allá de las condenas y reproches morales.

 

 

La Guerra Fría 

 

En 1952, Grecia y Turkía ingresaban en la Alianza Atlántica, la OTAN, organización que se había creado en 1948 para oponerse a la Unión Soviética. En 1955, se formaba en contraposición el Pacto de Varsovia entre países socialistas para defenderse de la OTAN. La posición geográfica de Grecia y Turkía era especialmente conflictiva porque suponían territorios de altísimo valor geoestratégico para los países occidentales, ya que estos podían servir como bases desde donde podría haber un ataque alcanzando territorio soviético con armamento nuclear de la época. 

 

El rey Pablo I, sucesor al trono tras la muerte de su hermano Jorge II, trató de recuperar los monárquicos especialmente anticomunistas pero no contaminados por el colaboracionismo, como Alexandros Papagos, general del ejército monárquico griego que luchó contra el ejército comunista, para proseguir con la persecución a los apoyos sociales que a los comunistas todavía les quedaban en Grecia.

 

A partir de 1955, la figura del conservador Constantinos Karamanlís estuvo ligada a los destinos de Grecia. Cambió la politica griega respecto de la anexión a Grecia, la enosis, y fue propulsor del acuerdo a tres bandas para la independencia de Chipre en la que los participantes eran Reino Unido, Turkía y Grecia. Sin embargo, fue forzado a dimitir como primer ministro de Grecia por las desavenencias con el rey Pablo I, que se profesaban antipatía mutua. Aquella convocatoria de elecciones del año 1963 dieron a Papandreu la mayoría absoluta, pero Karamanlís denunció el pucherazo y terminó autoexiliándose. El período que se abrió entonces fue un período de tribulaciones, traiciones, deserciones políticas en el partido de Papandreu.

 

El 21 de Abril de 1967 con el golpe militar, propiciado por la CIA, se inició el período que se conocería como la dictadura de los coroneles. El pretexto para el golpe hoy nos puede causar carcajadas de no ser porque fueron tanques reales los que tomaron posiciones en Atenas con el supuesto de sofocar una nueva sublevación comunista en el norte, donde se aseguraba que el ejército de la mismísima Unión Soviética había pisado territorio griego.

 

Como en todas las dictaduras militares, lo primero fue la supresión de las libertades políticas y la persecución de los defensores de derechos civiles, principalmente de izquierda. El rey, Constantino II (el hermano de la reina Sofía de España e hijo de Pablo I), apoyó a la Junta Militar, e incluso juró fidelidad.

 

Pero, tras siete años, el agotamiento y el aislamiento de la dictadura griega llegaron en 1974 a sus máximos niveles. Para entonces, los mandos militares diseñaron una victoria militar con la que distraer y ganarse a la sociedad griega, urdieron un golpe en Chipre en conspiración con la guardia nacional chipriota al arzobispo Makarios III, cuyo objeto era la proclamación de la unión de Chipre con Grecia. Así lo hicieron, pero cinco días más tarde, adelantándose a la proclamación de la enosis, el ejército turco invadía el territorio noreste de la isla, con pretexto de proteger a la comunidad turcochipriota. La tensión entre Grecia y Turkía –ambos países eran socios de la OTAN- era máxima, pero la Junta Militar cayó otros cinco días después de la invasión turca. Los turcos proclamaron la independencia del territorio invadido como la República Turca de Chipre. Grecia estaba a punto de iniciar una nueva guerra con Turkía.

 

 

La expulsión del rey y la III República griega

 

Constantinos Karamanlís –promovido por la OTAN (por medio de Francia)- regresó con el papel de salvador desde el exilio:

 

(1) relajó la tensión entre ambos países,

(2) encarceló a los componentes de la Junta Militar encausados, condenados a muerte por alta traición y conmutadas esas penas por cadena perpetua,

(3) inició la transformación de las instituciones del estado para que Grecia volviese al régimen parlamentario de partidos.

 

Para legitimar este proceso legalizó al KKE y preparó a finales de 1974 las elecciones y se presentó encabezando la lista de un nuevo partido, Nueva Democracia, que ganó con una abrumadora mayoría en dicho evento electoral. Los griegos no perdonaron al partido centrista de Papandreu porque lo consideraron ocasionador con sus corrupciones y desórdenes de la dictadura de los militares. Dicho partido, unos años más tarde, terminaría desapareciendo. Karamanlís aprovechó la situación para saldar viejas cuentas con el hijo de su enemigo, y también enemigo, el rey Constantino II. Organizó un referéndum para la supresión de la monarquía, proclamándose así la III República de Grecia. 

 

En 1977, Nueva Democracia ganó otra vez las elecciones, aunque con un avance importante en el electorado del PASOK, Partido Socialista, que lidera Andreas Papandreu, el hijo de Georgios Papandreu. Karamanlís fue nombrado presidente de la república y Georgios Rallis como primer ministro, cuyo padre fue el también primer ministro de la Grecia colaboracionista Ioannis Rallis.

 

En 1981, el PASOK de Andreas Papandreu obtiene una mayoría absoluta y así seguirá siendo durante 3 elecciones seguidas, hasta que, en 1988, una corrupción financiera salpica a Andreas Papandreu, y Nueva Democracia devuelve a la presidencia del gobierno a Karamanlís.

 

En 1993, Andreas Papandreu ha salido absuelto de la corrupción y el PASOK vuelve a obtener mayoría, que no se romperá hasta las elecciones del 2004, donde Nueva Democracia recupera el poder con mayoría absoluta.

 

La política griega contemporánea se refleja en la sucesión de miembros de familias ligadas al poder y pertenecientes a las castas políticas. En muchos casos, los hijos e incluso nietos y sobrinos son los continuadores de la marca política en la III República griega. Como conclusión, podemos decir que es un período de alternancia en el poder de los partidos Nueva Democracia y PASOK. El siguiente gráfico muestra dicha alternancia:

Alternancia bipartidista en Grecia

Como se puede apreciar, el relevo de un partido se produce a favor del otro. Los gobiernos del partido hegemónico de derecha, Nueva Democracia en este caso, son sucedidos por gobiernos del partido hegemónico de izquierda, el PASOK. Análogamente, los gobiernos del PASOK son sucedidos por gobiernos de ND. En realidad sucede lo esperable, dadas las leyes electorales. Es decir, que en situaciones normalizadas de la vida política, en una democracia representativa como la griega, la alternancia de los dos partidos hegemónicos es la norma. Esta sucesión o serie es, en realidad, un orden, un orden de binarismo político. Sólo una crisis del modelo político puede producir una alteración en dicho orden.

 


La crisis económica y la coalición de gobierno hasta las últimas elecciones del 6 de Mayo de 2012

 

La crisis política no tendría por qué ir encadenada con la crisis económica, pero lo cierto es que es lo habitual. ¿Por qué? Por la relación de la clase política (partidaria del Sistema de Mercado Libre) con la clase económica, y la subordinación de la primera a la segunda. Si la política fuese independiente de la economía, hipótesis imposible, entonces la crisis económica no tendría por qué derivar en crisis política. Pero dado los lazos de servidumbre, cuando el sistema económico se tambalea, la clase política en el poder fuerza medidas serviciales a los Mercados que a todas luces son impopulares ya que actúan como a la inversa de Robin Hood, si éste robaba a los ricos para dárselo a los pobres, la clase política en el poder quita lo que poseen los pobres para dárselo a los ricos. En el caso actual griego, los ricos no son sólo los locales sino los acreedores extranjeros que estrangulan la economía del país, produciéndose un fenómeno complejo y compensatorio: Por un lado, si los intereses de los acreedores del estado lo asfixian, disminuyen las probabilidades de cobrar los intereses, esto es así y ya se ocupan de difundirlo hasta la saturación, pero, por otro lado y al mismo tiempo, los precios de sus activos se derrumban y quedan prestos para el saqueo de los Mercados. Cuando el país quede reflotado los intereses podrán ser recuperados y gran número de propiedades habrán cambiado de dueños.  

 

Desde la entrada de Grecia en el euro en Junio de 2000 podemos observar dos fases:

La primera desde 2000 hasta finales de 2007 en la que tenemos crecimientos positivos de la economía griega. Y la segunda desde 2008 y sin visos de finalización en la que tenemos decrecimientos cada vez más pronunciados. De tal modo que, en los últimos 3 años (con datos hasta 2011) se ha pulverizado los crecimientos de los 5 años anteriores a la crisis y con la única previsión de agravarse todavía más. Las previsiones oficiales del Banco de Grecia más optimistas hablan de una caída del 4,75%, pero, “fuera de micro”, las previsiones son de caídas más abultadas que podrían llegar hasta el 10% en este año de 2012.

Incremento del PIB, a precios constantes, acumulado desde 2000

Incremento del PIB griego, a precios constantes, anual.

El experimento del euro ha sido único por cuanto nunca antes en la historia tantos países al unísono han abandonado sus monedas nacionales para adoptar una nueva moneda.


Con objeto de que la Unión Monetaria fuese una verdadera integración se adoptaron políticas financieras de convergencia en los países que querían adoptar la nueva moneda única. Desde el comienzo, el Sistema Monetario Europeo, SME, debería tener la capacidad de hacer converger las distintas políticas nacionales. A nadie se le escapaba que las políticas monetarias nacionales de los distintos estados partían de tradiciones muy distintas: mientras había políticas monetaristas muy rígidas para atenazar la inflación como el caso alemán y los países centroeuropeos, otras políticas monetaristas eran más flexibles con tal de estimular el crecimiento, como el caso griego y de los países mediterráneos (aunque tuviese un efecto inflacionario sobre la moneda).

 

Pues bien, desde el comienzo estuvo claro que el modelo a seguir era el modelo alemán. La argumentación era que el peso específico de las economías centroeuropeas era mucho mayor que el peso específico de las mediterráneas, los niveles de vida muy superiores y, en consecuencia, era mejor converger con Alemania que converger con Grecia.

 

Así pues, las economías mediterráneas tendrían que hacer el esfuerzo de converger con la alemana, mientras que la economía de los Países Bajos, por ejemplo, hacía ya tiempo que estaba lista para la Unión Monetaria.

 

EL SME dispuso de plazos para conseguir la integración y de márgenes de flotación para las monedas de los distintos países. Desde el comienzo se sabía la dificultad y los márgenes eran tanto más flexibles cuanto más inflacionaria era la moneda. Por cierto, el dracma griego tardó más en adoptar los márgenes y, a la postre, esto dejaba peor preparada la convergencia de Grecia que la de otros países mediterráneos.

 

Se hablaba entonces de “la Europa a dos velocidades”, que era un eufemismo para no decir que los países centroeuropeos son el modelo a seguir y los países mediterráneos son torpes y copias que tiene que mejorar para entrar en nuestro club.

 

Todo sistema monetario que engloba distintas monedas y que obra con objeto de mantener artificialmente semifijos los valores de cambio entre ellas es susceptible de ser sometido a ataques de los Mercados. El mayor ataque se produjo en Septiembre de 1992, cuando el famoso especulador Georges Soros, que se hará más famoso entonces por hacer saltar al Banco de Inglaterra, a la cabeza de los especuladores internacionales, atacó secuencialmente varias monedas del SME. La libra esterlina, la corona sueca, la peseta española, el escudo portugués, la libra irlandesa y la lira italiana fueron, entre otras, atacadas con éxito. Las autoridades británicas sacaron a la libra esterlina del SME tras el ataque y ya nunca más volvió al euro, las autoridades suecas trataron de defender su moneda, comprando grandes masas de divisas suecas con sus reservas, llegaron a poner a la corona sueca a una tasa de interés del 500% a un día, y un par de días fueron suficientes para convencer a Suecia de abandonar el SME, después de quedar su reservas bajo mínimos, la peseta española y el escudo portugués tampoco pudieron parar los ataques de los especuladores internacionales y se tuvo que tocar las relaciones de cambio con sucesivas devaluaciones. La lira italiana tuvo que devaluarse un 7% y al final tuvo que abandonar. Pasada la tormenta monetaria de 1992, la lira italiana terminó regresando porque Francia y Alemania se empeñaron en recuperarla.

 

Después de aquella tormenta monetaria, y aunque la confianza en el SME ya no fue la misma, todo siguió, según lo previsto en “la hoja de ruta”. Lo cierto es que los tiempos de los plazos se fueron agotando y los datos de convergencia se estaban cumpliendo sobre el papel. Parecía que los países europeos más poderosos o no se daban cuenta o hacían la “vista gorda” ante el maquillaje de cifras de los estados de la “segunda velocidad”. Llegada la fecha, todo era euforia, no hubo más prórrogas y la unión monetaria y aduanera de Europa se hizo realidad.

 

Al principio, todo era festejos en la Europa unida. Las economías mediterráneas siguieron con ciertas inercias propias. Nadie parecía dar importancia al caso de que las economías seguían funcionando en dos modos distintos; Grecia y Portugal eran estados en que su deflactor del PIB tenían un importante diferencial con el deflactor del PIB alemán. En el siguiente gráfico se muestra la evolución de este diferencial.


Diferencial del deflactor del PIB con Alemania


Quiero detenerme brevemente en explicar la importancia de este diferencial. A grandes rasgos, el concepto de Producto Interno bruto PIB de un país expresa el valor de la producción total de un país. El PIB se contabiliza en unidades monetarias corrientes de dicho país y de determinado año. Al año siguiente, el PIB se contabiliza de la misma manera: en unidades monetarias corrientes de dicho país, pero contabilizadas en el año posterior. Las dos cifras del PIB no son comparables si no se detrae el efecto inflacionario de la moneda (para el consumidor es el IPC, para la producción es el deflactor del PIB). Si se hace, y se detrae el deflactor del PIB las dos cifras son comparables porque están expresadas en precios constantes. Cuando relacionamos dos países que tienen monedas distintas, el diferencial del deflactor del PIB puede corregirse, y es esperable que así se haga, con las relaciones de cambio entre ambas monedas con objeto de que la moneda con una mayor inflación tienda a depreciarse proporcionalmente respecto de la otra. De este modo, no alteramos la relación de cambio real entre ambas monedas a la vez que tienden a desaparecer las tensiones en dicha relación de cambio. Cuando se trata de dos países que tiene la misma moneda no es posible actuar sobre las relaciones de cambio así que el diferencial en el deflactor del PIB supone una transferencia de inflación que genera tensiones en los Mercados.  

 

El análisis del diferencial del deflactor del PIB sirve para calcular el desfase, o dicho de otro modo, la corrección a aplicar. El siguiente gráfico muestra el diferencial acumulado entre Grecia y Alemania:

Diferencial del deflactor del PIB con Alemania, acumulado desde 2000

El cálculo del diferencial acumulado, tomando como base el año 2000, da para el año 2011 un total del 23,08% del PIB de Grecia, corrección que de aplicarse devolvería el equilibrio que disponían los dos países en el 2000, que es cuando el euro empezó a funcionar.

 

Lograr dicho equilibrio equivale a decir que el PIB nominal de Grecia tenderá a deprimirse hasta alcanzar un orden de porcentaje semejante a este. Si fuese el caso de que ambos tuviesen monedas distintas, la situación se salvaría con la depreciación, que es el mecanismo que tiene todo banco central que posee soberanía sobre su moneda nacional. Con lo cual, Grecia se desangraría en el euro, y con el dracma se aplicaría la depreciación que tiene la bondad de estimular el crecimiento, según las leyes de la economía clásica. Pero en estos decadentes tiempos actuales se ha estado apostando por aquello de “la austeridad”, sacrificando “el crecimiento”.

 

Los países europeos poderosos están empeñados en hacer funcionar el euro, pero el euro se pone en cuestión con el posible abandono de los socios, ¿Cuánto vale la estabilidad del euro? ¿Cuánto vale el rescate, sin más, a Grecia? ¿Quiénes están más interesados en la permanencia griega en el euro?

 

En Grecia, los que están apostando por el euro y el rescate con las condiciones franco-alemanas son los partidos del gobierno saliente, esto es, el Partido Socialista PASOK, el partido de derecha Nueva Democracia y el partido de ultraderecha LAOS (que ha quedado fuera del parlamento).

 

La composición del Parlamento en 2009 era la siguiente:

 
Arco Parlamentario tras las elecciones griegas de 2009 


Como podemos ver, la composición daba un gobierno claro del PASOK, con su mayoría absoluta. Y así fue, pero la gravedad de la crisis económica y la situación de quiebra frente a los acreedores forzaron al PASOK a buscar un nuevo gobierno de coalición. El 11 de Noviembre de 2011 se organiza un nuevo gobierno de coalición entre los tres partidos siguientes: PASOK, Nueva Democracia y LAOS, la Agrupación Ortodoxa Popular. Es decir, el Partido Socialista, partido hegemónico de izquierda, se alía con su enemigo natural, Nueva Democracia, partido hegemónico de derecha y con LAOS un partido de ultraderecha. ¿Cómo es posible explicar la creación de este monstruo de Frankestein? En realidad, daremos una explicación en la que se propone que, en realidad, no hay tal monstruo, y, si lo hay, ya estaba antes.

 

Hace algunos años escribí un artículo que titulé los sexos de la política, en éste daba a entender que la división epistemológica entre “izquierda” y “derecha” era ficticia e interesada, y que contribuía a una especie de desplazamiento ontológico, a la formación ideológica del ciudadano para convertirle en obediente y en votante. “Obediente” porque cognoscitivamente se le orienta (esto es “derecha”, esto es “izquierda”, esto es “centro”, esto es “extrema derecha”, esto es “extrema izquierda”, esto es “anti-sistema”, qué es útil votar, qué es la realpolitik, qué es utópico, etc…) a tener una opinión ya orientada a partir de este conocimiento universalizado. Y “votante” porque se le crea “el imperativo moral” del deber ciudadano, (esto es “democracia”), el tema de la democracia del voto y cosas de esta índole.

 

Pues, entonces, si bien parece poco digerible que el partido hegemónico de la izquierda se alíe con el partido hegemónico de la derecha, pensemos en un gobierno de coalición PSOE-PP, es posible que hallemos, para su justificación, una explicación forzada en aquello de “tal y como están las cosas es mejor que se forme un gobierno de unidad nacional”, después de todo aunque no es lo habitual sin embargo pueden hallarse muchos ejemplos en la historia reciente y en la geografía del globo. Al fin y al cabo, parece razonable que haya una alianza para salir de una crisis nacional y que todos colaboren.

 

Pero lo que parece chirriar de un gobierno de coalición así es la aparente contradicción que supone una alianza entre el Partido Socialista y un partido de ultra derecha. Chirría por doble motivo: primero, a nivel de coherencia cognoscitiva, porque es incompatible desde el punto de vista ideológico, y, segundo, a nivel de pragmática, porque la mercadería política del voto, que se nutre con aquello del “discurso político”, no puede “vender”, si no es de forma torticera, una coalición así, el obediente votante socialista se siente demasiado contrariado y le produce dudas algo así.

 

Pero tal y como estaban las cosas económicamente formaron ese gobierno de coalición para “cumplir con las obligaciones” de Grecia con la Unión Europea. Había que llamar a “la responsabilidad de todos” y formar un gobierno de unidad nacional, todos deben “arrimar el hombro” y no ser un único partido el que “cargue” con la mala situación de crisis. Los niveles de desprotección social y la ruina progresiva de las familias griegas daban lugar al avance de posiciones anticapitalistas, pero un avance continuo y sin límites visibles ya que la situación no tiene sino el viso de seguir empeorando. Efectivamente, los partidos que formaron coalición son los partidos que son partidarios del sistema de Mercado Libre. De tal modo que, en Grecia, han formado un frente nacional pro-sistema que abarca desde el Partido Socialista a la ultraderecha, para seguir en aquello que llaman el leibniziano “mejor de los mundos posibles”.

 

Conforme este gobierno de emergencia iba tomando medidas para calmar a los Mercados, en las encuestas que iban produciéndose podían cotejarse el declive de los partidos del gobierno de coalición. Y eso era algo calculado, ya se sabía y, a pesar de eso, estos tres partidos fueron adelante con ello. Ellos lo llaman “responsabilidad de gobierno”. Pienso que la lección que puede sacarse de una situación así no podría sacarse, fácilmente, en otras situaciones que suelen considerarse de normalidad política. La lección sería la siguiente: La lógica de la mercadería del voto exige la pugna con los otros partidos para conseguir el voto, ya que de otro modo no accedería a ninguna cuota de poder e incluso a la propia supervivencia. Si un partido político, cuya lógica para existir es ésa, adopta una conducta así, poniendo en riesgo sus objetivos básicos y facilitando el camino de la autodestrucción, es porque realmente sus verdaderos y últimos objetivos no son ésos, puesto que ellos mismos son sacrificables. Desde mi punto de vista, en la línea epistemológica política, desde el Partido Socialista a la Ultraderecha encontramos partidos que se autosacrifican, cuando llega el momento, para lograr la supervivencia del sistema de Mercado Libre (eufemismo de Capitalismo).

 

Todavía hay algún despistado (y creo que ese despiste es bastante común) que se asombra con que un Partido Socialista defienda el Capitalismo, porque, por creer en la gramática, piensa que los que defienden a los trabajadores son los llamados socialistas y que los que defienden a las clases burguesas son los partidos conservadores de derechas, o bien porque, en cualquier caso, diferencias hay con los otros partidos y que “no todos pueden meterse en el mismo saco”. Pero, históricamente, los Partidos Socialistas en Occidente han tomado el camino de la vía de la SocialDemocracia y la reforma del Sistema Capitalista, al que no ponen en cuestión. Se trata de reformarle, humanizarle, ¡mire usted, como si eso fuese posible! Todos ellos, desde los socialistas a los ultraderechistas, son partidos que forman parte de la mercadería política del Sistema para autoconservarse, y, el Sistema, al igual que una gran empresa, ofrece varios productos, unos de alta gama, otros más populares, pero todos ellos contribuyen al negocio de ésta. En realidad esa distinción de marcas políticas son todas las diferencias que atisba el votante despistado y que le anima a consumir el producto populista, de baja gama, del sub-sistema político.

 

Los partidos de ultraderecha partidarios formalmente de otro orden, en el fondo, también están de acuerdo con el Capitalismo. El NacionalSocialismo y el movimiento fascista no abolieron la propiedad privada, aunque hicieron nacionalizaciones y expropiaciones, pero básicamente los negocios privados seguían siendo privados. Es especialmente maravillosa la obra cinematográfica El Ocaso de los Dioses de Luchino Visconti donde se muestra ese pacto o simbiosis que los poderes económicos hicieron con el NacionalSocialismo como barrera contra el comunismo.

 

Con esto quiero concluir al respecto que lo que parece una coalición monstruosa entre el Partido Socialista, la derecha liberal y la ultraderecha en realidad no lo es si lo que está en juego es el propio Sistema.    

 

Podría decirse, claro está, que hacemos un análisis reduccionista al identificar el Partido Socialista con la Ultraderecha. Si, Felipe González, cuando parecía plausible el sorpasso de Julio Anguita dijo aquello de “Lo que sí es igual es Anguita y Aznar, son la misma mierda” (EL PAÍS. 10 de Junio de 1999), análogamente, podría parecer que habríamos hecho algo parecido. Cierto es, en realidad, que no pueden ponerse en duda las diferencias existentes, pero no se trata de decir que no existan diferencias, las hay, sino que lo que se trata de decir se efectúa en un cierto sentido, y el sentido es el siguiente: tanto el Partido Socialista como la ultraderecha son defensores de la pervivencia del sistema económico vigente, con mayores o menores reformas. Nadie puede dudar, en serio, sobre la sensibilidad de los partidos socialdemócratas a los derechos civiles o a la redistribución de una parte de la riqueza producida. Pero tampoco puede dudarse, en serio, que el Partido Socialista ha renunciado completamente al proyecto del Sistema Socialista y que todo su programa consiste en mejorar el Sistema Capitalista.

 

Como complicación para el electorado de los partidos de la Coalición Gubernamental, surge un partido nuevo de Griegos Independientes ANEL, escisión del partido Nueva Democracia ND, que no acepta las imposiciones y condiciones que supone el segundo rescate a Grecia procedente de la Unión Europea. Ante el avance de los sondeos, ANEL recupera una parte importante de los votantes que previsiblemente va a perder Nueva Democracia. Esto quiere decir que la Coalición Gubernamental tiene competidores en su mismo espacio ideológico. Desde nuestro punto de vista, el Sistema lanza un nuevo producto en la mercadería política. Si la sensibilidad de los griegos al respecto de las recientes relaciones con la Unión Europea acaba por cambiar completamente, es necesario que partidarios del Sistema canalicen parte de ese descontento para evitar el triunfo eventual del anticapitalismo en Grecia. Es decir, el Sistema Capitalista había encuadrado a Grecia dentro de la Unión Monetaria, si los griegos se niegan al papel que el Sistema le asigna, tratará de que se salga de la Unión Monetaria pero, en cualquier caso, que el Sistema quede a salvo. 

 

Los mayores enemigos políticos de la Coalición de Gobierno son aquellos partidos parlamentarios que no entraron en el gobierno de coalición, concretamente son dos partidos: el KKE y SYRIZA.

 

Ya hemos hablado en este artículo de la participación del Partido comunista Griego KKE en la historia del siglo XX. SYRIZA es una coalición de partidos de izquierda griegos, en su mayoría de movimientos comunistas, con una escisión del ala izquierda del PASOK, que se presentaron candidatura común en las elecciones de 2004, también se les unieron varias escisiones del KKE y otros partidos que usualmente se les califica como “izquierda radical”. En 2009, los dos partidos discordantes sumaban 34 escaños, 21 del KKE y 13 de SYRIZA, y con la suma del 12% de los votos frente a los 266 escaños de la Coalición de Gobierno. Ambos partidos no aceptan las imposiciones para cumplir con la política económica de la Alemania de Merkel. 

 

Para complicar aún más las cosas, hay una escisión de SYRIZA, el partido de Izquierda Democrática DIMAR, que pretende hacer valer una posición de izquierda no revolucionaria que encaja en los marcos de la democracia representativa. Este partido estaba dentro de la coalición de izquierda SYRIZA en las elecciones de 2009.

 

 

 

Las elecciones del 6 de Mayo de 2012

 

Los continuos sondeos hablaban del castigo electoral que iba a sufrir los partidos de la coalición de socialistas, conservadores y extrema derecha. A un mes de las elecciones ya se predecía el desplome del PASOK, el paso de votos de Nueva Democracia a ANEL, el basculamiento de votos en la extrema derecha de LAOS a Aurora Dorada XA, el auge de SYRIZA hasta el 13% y un aumento importante del voto para el KKE.  

 

El resultado fue el siguiente:


Elecciones griegas en Mayo de 2012, votos por partido representado en el Parlamento

Arco Parlamentario en Grecia, tras las elecciones de Mayo de 2012


Hay muchos análisis sobre los resultados de estas elecciones. Se basan en la acentuación de los siguientes hechos:

(1) Aumento de la representación y votos de la extrema izquierda y la extrema derecha.

(1a) El partido neonazi Aurora Dorada, XA, multiplica por casi veinte sus votos de las europeas de 2009.  

(2b) Irrupción de SYRIZA como segunda fuerza más votada

 (2) Castigo electoral a la coalición de Nueva Democracia y PASOK.

(2a) Imposibilidad de defensa de las políticas europeas por el gobierno

(2b) Ingobernabilidad total

(2c) Aumento de la posibilidad de la salida de Grecia del euro.

 

En general, los análisis más difundidos no citan la posibilidad, que trataremos en este artículo, de la intervención del ejército griego y, que, en futuro próximo y de no resolverse la situación, se tendrá que hablar de ello.


Desde luego, estas elecciones suponen muchas sorpresas, algunas de ellas adelantadas por los sondeos:


Desde luego, estas elecciones suponen muchas sorpresas, algunas de ellas adelantadas por los sondeos:

  • Primero, la dilapidación del bipartidismo griego, que venía funcionando desde el final de la II Guerra Mundial y sólo interrumpido por la dictadura de los coroneles. Los últimos sondeos adelantaban el castigo de votos al PASOK y ND, pero no hasta el punto de pérdida de mayoría absoluta de la Coalición Gubernamental.
    • El PASOK pierde 3 votantes de cada 4 que tenía en 2009, es decir de un 43,9% pasa a 13,2% (las últimas encuestas le daban el 14%)
    • ND pasa del 33,5% al 18,9% (los últimos sondeos le daban más del 21,5%)
    • Juntos alcanzan 149 diputados, insuficientes por sí mismos de formar gobierno, ya que el socio en el gobierno de extrema derecha ha quedado fuera del Parlamento Griego. Por tanto, se inicia una nueva fase de la política real griega.

Diferencial de votos en los tres primeros partidos griegos en Mayo de 2012 respecto de 2009


  • Segundo, el aumento del voto a la izquierda del PASOK, del 12,1% al 31,4% (sólo los partidos con escaños, y cercano al 40%, si se incluyen los partidos extraparlamentarios):
    • Las últimas encuestas dieron un auge mayor al KKE del que supuso realmente. El KKE en 2009 tenía el 7,5%, pasó a un 8,5%, aunque las encuestas le daban un 11%.
    • El avance del electorado de izquierda, al margen del KKE, fue de 4,6% a un 22,9%, en el que SYRIZA tuvo el 16,8% y DIMAR el 6,1% (fueron juntos en 2009 y separados en estas elecciones de 2012) 
  • Tercero, un ligero aumento de la ultraderecha:
    • Aunque la mayoría de los análisis hablan en sentido contrario, hablando de multiplicaciones por veinte, la extrema derecha ha pasado de tener un 5,9% en 2009 a 9,9%, contabilizando la suma de los partidos Aurora Dorada XA y la Agrupación Popular Ortodoxa LAOS, es decir que la ultraderecha ha captado un 4% del electorado griego que no les votó en 2009.
    • No obstante, lo preocupante de la mayoría de los análisis reside en el paso de votos a Aurora Dorada, un partido de corte neonazi, que se ha hecho popular en Grecia con la crisis repartiendo pan, emulando al Partido NacionalSocialista Alemán de los años 30. Aurora Dorada mantiene relaciones con el AWB surafricano, el movimiento de resistencia Afrikaner.
    • la Agrupación Popular Ortodoxa LAOS, que en los últimos sondeos todavía quedaba por encima del listón electoral de la representación parlamentaria, se queda sin escaños.
  • Cuarto, un avance muy importante de las posiciones anti-europeístas y de rechazo a las condiciones para los 240 mil millones de euros del segundo rescate a Grecia que exigen recortes sociales terribles antes de facilitar el rescate:
    • En la derecha liberal, ANEL, Griegos Independientes, que son las primeras elecciones en las que se presentan, y han captado un 10,6%, casi lo que vaticinaban los últimos sondeos, supuestamente procedente del electorado de Nueva Democracia. No aceptan, de ningún modo, las condiciones del segundo rescate a Grecia.
    • La ultraderecha neonazi de Aurora Dorada puede considerarse, también, como una posición anti-europeísta ya que no se encuentra en ellos un amor que no sea el patrio y el odio xenófobo. La sustitución de los 15 escaños ultraderechistas de LAOS partidarios del segundo rescate por los 21 escaños de XA representan un revés para las posiciones europeístas.
    • En la izquierda, las cosas pintan peor para el europeísmo, tanto el KKE como la coalición SYRIZA son contrarios al segundo rescate y sólo el partido de Izquierda Democrática DIMAR presenta una afinidad por el europeísmo aunque contrarios al segundo rescate. La suma de estos tres partidos han sido de 97 escaños en las elecciones de 2012 frente a los 34 escaños que tenían en 2009

 

Podemos resumir la situación en el Parlamento Griego al respecto del europeísmo del modo siguiente:


Postura frente al segundo rescate en el Parlamento de Mayo de 2012



En busca de un gobierno

  

Es obvio, que el Parlamento Griego está fragmentado, fragmentado en cuanto a la composición de partidos políticos, y fragmentado en cuanto a las posiciones respecto a qué hacer respecto de la situación del segundo rescate a Grecia.

 

Las tres formaciones con mayor número de escaños han intentado formar gobierno y han fracasado porque, dada la postura frente al segundo rescate, matemáticamente es inviable si nadie cede posiciones.

 

Matemáticamente parece sencillo de lograr: bastaría un simple escaño para que la coalición PASOK + ND (equivalente a nuestro PSOE + PP) pudiese formar un gobierno. La cuestión es de dónde sale dicho escaño. No han podido encontrarlo en los conservadores de ANEL porque se han negado a recibir a los partidos de la Coalición Gubernamental, en un intento de dejar claro al electorado griego su posición anti-europeísta. De Aurora Dorada no quieren saber nada, así que no se han reunido con ellos, luego tampoco parece posible el acuerdo. Un posible acuerdo con el KKE es virtualmente imposible, por razones demasiado visibles en este artículo. Tampoco ha sido posible el acuerdo con SYRIZA que no se han dejado seducir hacia “un gobierno de la responsabilidad”. La única esperanza de la coalición era Izquierda Democrática DIMAR con su posición europeísta aunque contrario a las condiciones del segundo rescate. Pero la mítica esperanza en Grecia era el mal que quedó en la caja de Pandora. Es muy difícil que DIMAR acceda a un gobierno para la aceptación del segundo rescate, primero, porque es obvio que la Coalición Gubernamental ha sido duramente castigada por ello, su propio electorado le pasaría factura y, al fin y al cabo, no deja de ser el partido con menos escaños del Parlamento, aunque, desde luego, han sido receptivos con el PASOK.

 

Y el caso es que nadie ha cedido posiciones. ¿Qué posibilidades pueden ocurrir a partir de ahora?

 

 

Las nuevas elecciones en Grecia para el 17 de Junio

 

Primera posibilidad, como no se ha logrado el acuerdo de formación de gobierno antes de la convocatoria de elecciones para Junio, las posibilidades que se abren son dos: O bien se efectúan elecciones para Junio, o bien algo, como un golpe militar, puede interrumpir esa realización.

 

En caso de que se efectúen las elecciones para el 17 de Junio, los nuevos sondeos preveen resultados distintos de las elecciones del 6 de Mayo:

· Aumento del electorado de SYRIZA, que pasaría a ser la fuerza más votada con más del 20% de los votos, conseguiría los 50 escaños que, según la ley electoral griega, se entregan adicionalmente al partido vencedor con objeto de favorecer la gobernabilidad o el bipartidismo, según se mire.

· Caída mayor de los partidos de la Coalición Gubernamental

· Pérdida del respaldo obtenido por Aurora Dorada

 

Primera posibilidad, variante primera. La situación del nuevo Parlamento Griego tras el 17 de Junio tenga variaciones electorales insuficientes para formar un gobierno claro, pero terminaría gobernando una coalición europeísta.

 

En tal caso, la apuesta europeísta sería la de llegar un acuerdo con DIMAR. Pero, para el acuerdo, es necesario que se modifiquen las condiciones del segundo rescate. Estas condiciones dependen, básicamente, de la Unión Europea. Esto, sin embargo, no es imposible, por un lado, Sarkozy ha caído en el 6 de Mayo en Francia, el mismo día de las elecciones griegas, y su sustituto, Hollande, es partidario de suavizar las políticas de ajustes, por otro lado, en las elecciones de Renania del Norte-Westfalia en Alemania, la CDU de Angela Merkel ha sufrido un duro revés electoral ya que ha pasado del 34,6% en 2010 (un resultado ya muy bajo para la CDU en este lander) al 26,3% el pasado 13 de Mayo de 2012, algo que nunca había ocurrido antes, sus opositores, el SPD, el Partido SocialDemócrata Alemán ha pasado del 34,5% al 39,1% en esta última sesión electoral. Merkel representa el núcleo duro de la política de los ajustes en la Unión Europea, y se supone que esta cita electoral es reflejo de lo que podría ocurrir próximamente en Alemania. Renania del Norte-Westfalia es el lander con más peso en Alemania, con un PIB semejante al de España, es tradicionalmente un feudo de la CDU. En general, en los países de la Unión Europea aumentan las voces en contra de unos ajustes sin que contengan medidas de crecimiento. La cuestión es: ¿La Unión Europea abandonará la política de los ajustes a ultranza? Y en caso afirmativo: ¿Llegará a tiempo para relajar la situación griega si vuelve a haber una situación semejante a la actual derivada de la convocatoria electoral para Junio? Si fuera el caso, es muy probable que DIMAR sea presionado para lograr dicho acuerdo si hay alguna modificación que relajen las condiciones del segundo rescate.

 

Pero, ¿se dará el caso?

 

Primera posibilidad, variante segunda. La situación del nuevo Parlamento Griego tras el 17 de Junio es que no hay acuerdos para formar un gobierno.

 

En tal caso, Grecia, sin gobierno estable, podría dejar de pagar sus deudas y verse en obligación de abandonar el euro.

 

Primera posibilidad, variante tercera. La situación del nuevo Parlamento Griego tras el 17 de Junio permite formar un gobierno antieuropeísta.

 

Probablemente, el partido ganador sea SYRIZA, ya anunciado en los primeros sondeos que conocemos. SYRIZA trataría de formar gobierno con DIMAR, algo que propiciaría la permanencia en la Unión Europea pero con escasas posibilidades de permanecer en el euro e imposibilidad de aceptar las actuales condiciones del rescate. Pero, más allá de lo que haga el gobierno griego con el tema del rescate, sería la primera vez que en Grecia se daría oportunidad a una revolución política y social por medio de las urnas, de resultados imprevisibles.

  

Ahora bien, como alternativa a cualquier solución política, está el golpe militar. Ya hemos visto, que en la historia del siglo XX, el ejército griego ha efectuado en varias ocasiones irrupción en la vida política griega.

 

Las posibilidades de actuación del ejército griego, varían en función de cómo varíen los acontecimientos. Como alternativa a la primera posibilidad, un golpe militar podría frustrar las elecciones del 17 de Junio. Dicha posibilidad aumenta en la medida en que los sondeos cada vez más cercanos al proceso electoral pudieran ofrecer a SYRIZA como el ganador de dicho proceso. Cuanto mayor sea el pronóstico de esta victoria más aumentaría el riesgo de intervención militar. En la medida en que se acerque a una mayoría absoluta, hoy por hoy, imprevisible, dicho riesgo todavía podría ser mucho mayor. Y, de forma exponencial, crecería si el recuento electoral lo confirma, hasta el mismo proceso de recuento podría llegar a ser interrumpido. Otras posibilidades de intervención militar podrían darse si se volviera a repetir una situación de vacío de recambio en el poder, como el resultado de las elecciones del 6 de Mayo.

 

Obviamente, el ejército griego, si hiciera alguna intervención, lo haría en nombre de la estabilidad nacional, para impedir una guerra civil en Grecia, como una solución que la vía política fue incapaz de producir, y con la promesa de una vuelta a la normalidad política una vez que estén satisfechas las garantías que los militares consideren.

 

En estos posibles casos el ejército actuaría “no tomando el poder, sino recogiéndolo”, tal y como hiciera De Gaulle en Francia en Mayo de 1958, quedando como salvadores de la patria, aboliendo la III República de Grecia y, probablemente, dando lugar a la constitución de una IV República Griega.

 

Imaginemos una declaración de algún general griego diciendo por TV: “La degradación del Estado lleva irreductiblemente a la sedición de las poblaciones asociadas, […] la disgregación nacional y pérdida de la independencia. [Grecia] está sumida en problemas demasiado graves para el régimen de partidos encaminándose hacia un proceso autodestructivo. Ayer el país, en sus momentos más bajos, me hizo confianza para conducirlo hasta su salvación. Hoy, frente a los desafíos que de nuevo surgen ante él, que sepa que estoy listo para asumir los poderes de la República”

 

Estas palabras proceden del general De Gaulle, tras producirse el golpe de estado, en el 14 de Mayo de 1958.

 

La posibilidad de un golpe militar no significa que el ejército actúe de forma independiente. Muy bien podría ocurrir que fuese un autogolpe de las fuerzas bipartidistas de la III República, con objeto de restaurar el orden que se escapa y evitar un triunfo anti-capitalista. El ejército griego colaboró con el gobierno fascista de Metaxas, con los gobiernos colaboracionista de los nazis, con el gobierno protegido de los británicos, e incluso tomó las riendas con la dictadura de los coroneles, en todos esos casos, el ejército griego ha combatido a los comunistas. Si SYRIZA puede formar gobierno comunista, no es nada improbable el golpe de estado por parte de su histórico enemigo, el ejército griego.

 
< Anterior   Siguiente >
Joomla template by DesignForJoomla.com
DesignForJoomla.com provides free Joomla templates, free and commercial Joomla extensions, Joomla tutorials and SEO tips for the Joomla CMS