Índice de contenidos

Inicio
SiteMap
¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯
Actualidad
***Actualidad
Filosofía Política
***Luces de la Historia
***Debate Político
***Política viva
__________
las palabras y los días
artículos anteriores
__________
Envíanos un correo

Menú de Apoyo

Descargas
***Textos Clásicos
***Documentos raros
¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯
Tablón y convocatorias
__________
Enlaces
Búsqueda
Inicio arrow ***Actualidad arrow Elecciones griegas 2012: un pulso del miedo a la esperanza

Destacamos

Todos los hombres nacen iguales, pero es la última vez que lo son. (Abraham Lincoln)

 
Elecciones griegas 2012: un pulso del miedo a la esperanza Imprimir E-Mail
escrito por José Javier Torija Rodríguez   

El resultado de las elecciones griegas de Junio de 2012 es el triunfo del partido conservador Nueva Democracia. Pero lo que usualmente llamamos “resultado” no es más que un dato del resultado. El “resultado” es un titular sin texto, la carnaza para el público.




He aquí el “resultado” (Fuente: Ministerio del Interior de Grecia)

Resultado de las elecciones griegas


Solo ND y SYRIZA ganan votos


En una primera aproximación del análisis por partidos políticos se destaca que solo ND y SYRIZA avanzan en votos respecto de las elecciones de hace un mes. El resto de los partidos políticos bajan en mayor o menor medida, pero bajan. Puede cotejarse el caso de DIMAR, el partido que prácticamente se mantiene igual en votos y, a pesar de tener un porcentaje de votos ligeramente superior a las elecciones de mayo, obtiene 2 escaños menos (el sempiterno tema de las leyes electorales). 


Fin de la fragmentación política


Si seguimos aproximándonos, vemos que las elecciones de Mayo de 2012 supusieron la fragmentación del reparto de votos por partidos y su traducción, aunque  en menor medida, en la fragmentación de la composición parlamentaria. Es de notar que, entonces, el porcentaje de votos de los partidos minoritarios se multiplicó por cuatro. Sin embargo, en estas elecciones de Junio de 2012, los partidos minoritarios han regresado al porcentaje de la época anterior y que, sumado a la menor presencia parlamentaria de todos los partidos políticos excepto ND y SYRIZA, parece significar que en Grecia ha llegado a su fin la fragmentación política surgida en las anteriores elecciones.


Una nueva realidad bipartidista


En el anterior artículo (Aurora Roja en Grecia) se decía que, “en situaciones normalizadas de la vida política, en una democracia representativa como la griega, la alternancia de los dos partidos hegemónicos es la norma. Esta sucesión o serie es, en realidad, un orden, un orden de binarismo político”.  Desde la caída de la dictadura de los coroneles hasta las elecciones de mayo de 2012, el bipartidismo ha consistido en la sucesión de gobiernos del PASOK y ND, ambos son en Grecia los partidos normalizados hegemónicos de lo que suele llamarse como “izquierda” y “derecha” respectivamente. Se continuaba diciendo en dicho artículo que “solo una crisis del modelo político puede producir una alteración en dicho orden”. Con las elecciones de mayo de 2012, el sistema bipartidista se puso en crisis por la fragmentación del arco parlamentario y el desplazamiento del PASOK hasta ocupar la tercera fuerza política. Pero esas elecciones, en la práctica, resultaron nulas, al menos en el sentido en que no pudo efectuarse la aparición de un nuevo gobierno surgido de las urnas (y eso que la ley electoral de dar 50 diputados extra al partido ganador y el listón electoral del 3% existen para facilitarlo).


La confusión se ha deshecho ahora, en estas elecciones, en la que el peso de los partidos políticos que no son las dos primeras fuerzas políticas del parlamento se ha reducido considerablemente hasta sumar 100 escaños frente a 200 de las dos primeras fuerzas.


Escaños de los dos partidos más votados


Esto significa, matemáticamente, que hay una nueva realidad bipartidista. Y si atendemos a la clasificación normativa tenemos que:


Arco Parlamentario en Grecia junio de 2012


Se ha producido una alteración en el orden bipartidista, en el que el partido hegemónico de la izquierda se ha desplazado mucho más a la izquierda. Todo esto tendría poca importancia si simplemente fuese la sustitución de un partido por otro sin más, sin que se ponga en tela de juicio al Sistema. Entonces, ¿tiene o no importancia este cambio?


¿Fin del bipartidismo?


SYRIZA proponía en su programa cambiar las leyes electorales. Las leyes electorales son las que son en cada país y, de forma general, promocionan por sí mismas mayor representación a los dos partidos que mayor cantidad de votos tienen.


Empezando por el número de votantes que no es, ni de lejos, el número del censo electoral. El número de las abstenciones (el diferencial entre el número del censo electoral y el número de votantes) –aunque no suele ser mayoritario- tiene una proporción importante. Para cotejar la importancia de la abstención, si tomamos como ejemplo las presidenciales de Estados Unidos de 2008, el presidente Obama ganó con apenas el 30% del censo electoral mientras que la abstención fue del 42%. Otro ejemplo, las generales de España en 2011, el PP obtuvo el 53% de los escaños (es decir, mayoría absoluta) con un 30% de censo electoral mientras la abstención superó en bastante más de 200.000 votos al PP, el partido ganador y que ahora nos gobierna. Lejos de tener alguna influencia, la abstención es anulada en aplicación de las leyes electorales, ya que éstas, en unas elecciones al Congreso, por ejemplo, otorgan todos los escaños al número de votos válidos (prácticamente el número de votantes).     


Los votos en blanco, normalmente una proporción pequeña, cuya intencionalidad responde teóricamente a: “no deseo votar a ninguna de las candidaturas (porque no me satisface ninguna o por cualquier otra razón), pero quiero que se cuente mi voto como un voto válido”, lejos de ser considerados, en buena lógica, como representación vacía, las leyes electorales lo computan como voto válido. Por un lado, no se consigue algo así como escaños vacíos y, por otro lado, al computarse como votos válidos aumenta el número de votos necesarios para “salvar” el correspondiente listón electoral. De este modo, el sistema de representación política subvierte la voluntad de aquel ciudadano que, sin convencerle ninguna mercadería política (los partidos políticos), maneja su voto para favorecer aún más a los partidos políticos ganadores.


En cuanto a los votos a partidos políticos, las leyes electorales borran del arco parlamentario a los partidos más minoritarios, incluso en los casos en los que la proporcionalidad pudiese darles alguna representación, por aquello del listón electoral. Las leyes electorales también perjudican a los partidos que consiguen representación parlamentaria, pero no están entre los dos mayoritarios, porque dicha representación es inferior a la proporción de sufragios obtenidos. Los dos partidos mayoritarios, en cambio, suelen tener mayor representatividad parlamentaria que la correspondiente a su proporción en sufragios.  


En nuestro caso, Grecia tiene una ley electoral que tiene las siguientes características: no-proporcional por circunscripción (que favorece al partido ganador de la circunscripción) y un número variable de escaños por circunscripción hasta sumar 250 escaños, un listón electoral del 3% y un extra de 50 escaños adicionales que van a parar al partido ganador de las elecciones.


Es fácil entender que las leyes electorales favorecen el bipartidismo, es decir una alternancia entre los dos partidos hegemónicos de la “derecha” y la “izquierda”. Lejos de ser una auténtica competición entre los dos partidos rivales en una lucha por el poder, en la práctica se trata de una compartición del poder, aunque esa compartición no se hace simultáneamente en el tiempo sino a través de la alternancia, esto es: “ahora te toca a ti gobernar, ahora me toca a mí”. De ahí que pueda hablarse de “sistema bipartidista”. En el artículo llamado “los sexos de la política” se decía que “el sistema produce el dimorfismo político y con éste la apariencia de pluralidad, pero en realidad [el dimorfismo discursivo que lleva asociado] y su alternancia en el poder político no es una auténtica alteridad ni diferencia sino identidad, el sistema se reproduce a sí mismo y con un discurso plural “puesto en juego” por los distintos interlocutores validados por él responde [a la demanda democrática de la ciudadanía con] un discurso unitario que [le permite autoperpetuarse] a la vez que genera la ilusión de diversidad”.


En definitiva, que el sistema bipartidista usa de las diferencias entre ambos partidos produciendo un simulacro (por usar un término del sociólogo y filósofo francés Baudrillard), un acontecimiento simulado de lucha por la conquista de un poder cuando, en realidad, ambos partidos políticos hegemónicos son los producto-estrella de la mercadería política del Sistema, con lo que, en última instancia, la pluralidad es reducida a la alternancia (convenciendo a la gente de la supresión de la pluralidad por aquello de la razón práctica de la gobernabilidad) y la alternancia es convertida en complementariedad (lo que queda en la trastienda política es que los dos partidos son uno para el sistema, pero no así para el votante, que no puede dejar de ver dos distintos).


Las leyes electorales son claramente injustas al respecto de la igualdad de valor de los sufragios. Si la Revolución Francesa había traído el sufragio universal y todo el poder político a la representación del Tercer Estado, esto es, no había cuota de poder para las clases privilegiadas (los nobles y el clero), los sufragios debían basarse en la igualdad. Para justificar este zozobre de la democracia y este aspecto injusto de las leyes electorales, los actuales defensores del sistema bipartidista argumentan que las leyes electorales deben facilitar “la gobernabilidad”. Sí, sí, eso es cierto, pero no es menos cierto que se hace a costa de la pluralidad: expulsión del parlamento de los minoritarios, sustracción de representación de los partidos no ganadores, expansión de la fuerza representativa de los vencedores. 


Una de las propuestas del programa electoral de SYRIZA era el de acabar con la ley electoral de los 50 diputados extras al partido ganador de las elecciones. Normalmente, cualquier partido que alcanza la fuerza parlamentaria suficiente para estar entre las dos primeras fuerzas políticas, su interés está en conservar las leyes electorales que les permita, tanto a éste como a su complementario, gobernar o conservarse (“estar encima de la burra”, vamos). Cuando un partido está en esa situación y no obstante trata de cambiar esas leyes es porque éstas le parece injustas, lucha para cambiarla, aunque hacerlo le sea incoveniente. Probablemente sea porque SYRIZA nace con vocación plural (es una coalición de pequeños partidos de izquierda) y también sea porque son partidarios de una democracia sin privilegios, pero también porque quiera aparecer como una esperanza ético-revolucionaria alcanzable por los medios pacíficos de las urnas. Ahora bien, el medio de las urnas no es simplemente un medio neutral, sino un medio domesticado para canalizar los cambios, ¿qué digo cambios? Promesas de cambios, simulacros de cambios por seguir en la estela de Baudrillard.


Se trata de saber, ahora, que existe una nueva realidad bipartidista si funcionará o no como un sistema binario, o SYRIZA será la confirmación de su fin.   


¿Un triunfo inesperado?


Empezábamos el artículo así: “El resultado de las elecciones griegas de Junio de 2012 es el triunfo del partido conservador Nueva Democracia”. Una muestra de los títulos que se han producido al respecto pueden ser los siguientes: Los conservadores de Nueva Democracia han ganado las elecciones griegas con el 29,66% de los votos (www.rtve.es 18/6/2012), los partidos proeuro logran la mayoría en el Parlamento griego (www.elmundo.es 18/6/2012), los partidos favorables al rescate ganan las elecciones en Grecia (www.lavozdegalicia.es 17/6/2012), los partidos a favor del rescate de la troika ganan en las elecciones en Grecia (internacional.elpais.com 17/6/2012), Elecciones Grecia: El triunfo del miedo (www.lavanguardia.com 18/6/2012), Grecia dice sí al euro (www.abc.es 17/6/2012), Greece has won Europe a respite – now it must use it (www.ft.com 18/6/2012), The euro survived Greece´s election (www.washingtonpost.com 19/6/2012), Un second scrutin décisif pour la Grèce (www.lemonde-diplomatique.fr 17/6/2012), Pro-bailout party wins in Greece, reassuring a jittery Europe (www.miamiherald.com 17/6/2012).


Es decir, los titulares han sido básicamente de dos estilos: los que se limitan a declarar quién o quiénes han ganado nominalmente las elecciones y los que relacionan el resultado con Europa y, más en particular, con el euro. Pero también alguno relacionado con el miedo (si alude a la presión sobre el votante) y con el alivio y el respiro (si alude a los gobiernos de otros países o a los grandes poderes económicos, interesados en la obediencia griega).


Pero, solo puede haber alivio o respiro cuando se temía por la posibilidad no deseada con grandes consecuencias para aquellos que “no las tenían todas consigo”. Se temía por la posibilidad de un triunfo de SYRIZA, algo que no querían, obviamente, los líderes mundiales de la política y de la economía.


Y es que las encuestas hasta el 1 de Junio de 2012 mayoritariamente se basculaban a favor de un eventual triunfo de SYRIZA. Solo en fechas cercanas al evento electoral rumores del posible triunfo de los conservadores de ND consiguieron la excitación alcista de la bolsa, aún cuando no debería, por ley, haber ninguna difusión de encuestas o sondeos durante los quince días previos al evento electoral.


Aquí se expresan los resultados de los dos eventos electorales de 2012 en Grecia, mediando entre ambos las encuestas previas.


Encuestas enmedio de las elecciones de Mayo y las de Junio


Las encuestas predecían varias cosas: (1) aumento de votos de los dos partidos que más votos tuvieron en las elecciones del 6 de Mayo, (2) mantenimiento del nivel de votos en el PASOK, tras el descalabro electoral que supuso la pérdida de casi dos terceras partes de su electorado, (3) disminución de votos de los resto de los partidos políticos, de dentro o de fuera del parlamento de Mayo de 2012.


Una interpretación sencilla de estas predicciones podría ser la siguiente: (a) una parte del electorado de izquierda y otra de derecha que no había votado a SYRIZA y a ND habría decidido cambiar su voto para hacerlo, de forma respectiva, para que se decidiese, en un sentido o en otro, el gobierno de Grecia, (b) que el nuevo electorado de SYRIZA no se podía explicar matemáticamente con el simple trasvase de votos del KKE y de los extraparlamentarios de izquierda, sino que posiblemente además ilusionaría a votar a una parte del electorado que rehusó votarles el 6 de Mayo sin que puedan ser encuadrados como electorado a la izquierda del PASOK, (c) que el nuevo electorado de ND no representaba sino una parte pequeña del electorado de derecha que abandonaba el voto a ANEL (que parecía haber perdido la posibilidad de discutir el liderazgo de ND en la derecha) o a otros partidos más pequeños y, por supuesto, sin mover al electorado que se abstuvo en el 6 de Mayo.


Las consecuencias de haberse producido un resultado electoral acorde con las encuestas hubiesen sido las siguientes: (I) Disolución parcial de la fragmentación parlamentaria al aumentar el peso específico de los dos grandes partidos y disminuir el de los pequeños (no habría ningún nuevo acceso al Parlamento, a pesar de que en las elecciones de Mayo por menos de un 0,1% se quedaron fuera de éste los Verdes y LAOS), (II) pero difícil posibilidad de formar gobierno (gran dificultad si SYRIZA se hiciese con el botín de los 50 escaños extra, porque aún así no contaría con candidatos a socios de gobiernos suficientes para que le garantizase la mayoría del Parlamento, y gran dificultad para ND, cuyo tímido avance le causaría la pérdida de los 50 escaños extra y sus posibles socios de gobierno no avanzaban en escaños).


Con lo que parecía que las nuevas elecciones podrían no solucionar la “ingobernabilidad” de Grecia. ¿Qué pasó para que se diese –si no “la vuelta”- un cambio sustancial en los resultados finales y que daría a ND la posibilidad clara de formar gobierno?


(1) Se confirmó el aumento de votos de los dos partidos más votados en Mayo, incluso más aún de lo que se predecía en las encuestas, (2) pero el PASOK no se estancó sino que continuó con su caída, aunque fuese ligeramente,  (3) tampoco ocurrió la caída esperada de XA, la formación neonazi, sino que cayó ligeramente su representación.


SYRIZA ha sido forzado a pasar la mayor parte del tiempo de la campaña electoral tratando de decir lo que no va a hacer (no pretendemos salir del euro, no pretendemos salir de la Unión Europea, no vamos a producir el caos,…), es decir dando garantías al orden establecido, quedando en segundo plano de la atención política su programa. 


En cambio, la campaña electoral de ND y PASOK ha sido la campaña del miedo y apelación a la responsabilidad (si se vota irresponsablemente a SYRIZA viene el caos, si se nos vota a nosotros se vota responsablemente a la estabilidad). Un video de propaganda electoral que, al parecer ha hecho impacto en la sociedad griega, escenifica a un maestro de escuela citando a los niños los países que están en el euro: Chipre, Bélgica, Irlanda, Francia, Portugal, España. Los niños interrumpen al profesor para preguntarle: “Pero, señor, ¿no está Grecia? ¿Por qué no? ¿Por qué no, señor?...” Las caras angustiadas de los niños que esperan la respuesta de su maestro abrumado por la pregunta repetida tratan de producir en el espectador griego la misma angustia y el mismo desbordamiento que expresan sus personajes. A continuación, el vídeo muestra un imperativo: “¡No te la juegues con el futuro de nuestros niños!” “El país necesita una solución responsable”, y ofrece la solución: “caminando hacia adelante, decididamente: Nueva Democracia”. Acto seguido siguen unas consignas electorales del PASOK que juega con dos ideas: un posible panorama de Grecia fuera de Europa y la de afirmar que el lugar de Grecia está en Europa, con la moralina final de petición de voto para el PASOK.


El vídeo, obviamente, pertenece a ambos partidos, y no es baladí precisamente que el PASOK figure en una posición subordinada en el vídeo y que la fuerza de la identificación de la solución al miedo sea Nueva Democracia, esto es, el partido de la antigua coalición de gobierno que tras las elecciones de Mayo había salido mejor posicionado y que las encuestas confirmaban. El PASOK ha preferido sacrificar parte de su electorado en beneficio de su histórico competidor de derecha, lo que pone de manifiesto que el auténtico rival del PASOK es SYRIZA, y eso por dos razones: (1) porque compite por su electorado “natural” (de izquierda) y (2) porque su desplazamiento en la nueva realidad bipartidista es peor para sus cálculos que SYRIZA llegue al gobierno y pueda ser considerado definitivamente como la posibilidad “real” de la izquierda, y deje de ser utópica e idealista.

El triunfo de ND ha debido ser inesperado antes de las primeras filtraciones del cambio de intención de voto. La maquinaria del Sistema ha trabajado a destajo para recordar que un partido como SYRIZA es “extrema izquierda”, que puede asimilarse a “anti-sistema”, y que con ellos llegaría la expulsión de Grecia de Europa y el caos económico y social. Al otro lado, está ND que es derecha moderada, pero responsable, con experiencia de gobernar, y que, con ellos, Grecia continuaría en Europa y en el euro. ¡Ahí lo tienen ustedes la imagen del Mal y del Bien! En el anterior artículo de Aurora roja en Grecia, en referencia al de los sexos de la política, venía a decir que toda catalogación de “izquierda” y “derecha” es ficticia e interesada, y que contribuye a un desplazamiento ontológico, a la formación ideológica del ciudadano para, una vez orientado, convertirle en obediente y, una vez que se le crea “el imperativo moral” del deber ciudadano, en votante. En Grecia ha triunfado el miedo, pero también la domesticación.


La inflexión del miedo


En el momento en que uno se interesa más allá de los grandes titulares y las cifras gruesas, puede tener la oportunidad de descender desde la generalidad a lo particular. Los datos oficiales suministrados por el Ministerio del Interior de Grecia nos ha permitido examinar las votaciones por circunscripción y poder valorar de dónde han salido los votos que ahora han fortalecido a SYRIZA pero, sobre todo, a Nueva Democracia


El siguiente gráfico muestra de una forma más clara el punto de inflexión producido en las dos últimas semanas, antes del proceso electoral:


El miedo y el punto de inflexión en el electorado griego


Para expresar cómo funcionan las leyes electorales griegas, vamos a empezar por recordar cómo funcionan las nuestras. En España, por ejemplo, el sistema electoral que corresponde a las elecciones generales es poco democrático en base a la desigualdad de voto. En las últimas elecciones de noviembre, 1 voto de una persona que votó al PP tenía la misma representación que 3 votos de IU o 4 votos de UPyD. De modo similar, 1 escaño de Teruel corresponde a 37 mil electores, mientras que 1 escaño en Madrid corresponde a casi 130 mil electores, tres veces y media más. Para mayor aberración, cada escaño de Teruel que consiguió el PP le costó un poco menos de 20 mil votos, mientras cada escaño de Madrid que consiguió IU le costó  más de 90 mil. Sí, a veces se critica la diferencia de coste de escaño a los votantes de Teruel respecto a los votantes de Madrid, la crítica puede ser aún mayor si tomamos al votante del PP de Teruel respecto del votante de IU de Madrid, pero la crítica debería ser infinitamente mayor si tomásemos la comparanza entre el votante del PP en Teruel y el votante de IU en Teruel, en la perspectiva del votante de IU en Teruel, su papeleta tiene el mismo valor que si fuese en blanco. Así de poco democrático es el sistema electoral español. Pues bien, el sistema electoral griego es todavía menos democrático que el español en base a la desigualdad de voto. Al menos en la circunscripción española el reparto de escaños es proporcional, en la griega no lo es. Tomemos el siguiente ejemplo de la ciudad de Atenas:


Resultados electorales en la ciudad de Atenas


Examinando las distintas circunscripciones y la variación de voto entre las elecciones de Mayo y las de Junio puede confirmarse que los votos de ND han salido de desertores de ANEL y LAOS (ultraderecha), pero también de los partidos minoritarios.  


En el anterior artículo de Aurora Roja en Grecia, se describían varios escenarios estructurados en posibilidades y variantes (dentro de cada posibilidad). Al final se cumplió la primera posibilidad y primera variante. Ciertamente no se contemplaba un triunfo suficiente de ND como para que sus escaños sumados a los del PASOK (que viene actuando de concubina y comparsa de ND desde su descalabro electoral) fuesen suficientes para formar gobierno. Se contemplaba que necesitasen, al menos, los escaños de DIMAR, que en los días posteriores al 6 de Mayo les pudimos observar en una situación dual: por un lado querían formar gobierno, pero, por otro lado, su postura respecto del rescate en su programa electoral lo contradecía. De todos modos, al final, se confirmó –digo- la primera posibilidad en su primera variante, pues se ha formado un gobierno tripartito entre ND, PASOK y DIMAR, juntos suman 179 escaños, suficientes para gobernar dentro y aceptar las imposiciones de fuera, con una pequeña resistencia “de cara a la galería” por la exigencia de DIMAR, que está catalogado como “izquierda moderada”. En la posibilidad y variante primeras también se hablaba de la oportunidad con un gobierno así y de la renegociación del rescate.



¡Perfecto! ¡Todos han salvado la cara! ¿No os lo parece? ND cumple con la responsabilidad: deja a los griegos en paz con Europa, el PASOK: cumple para la gobernabilidad, DIMAR: salva el honor de los griegos por la condición de renegociar, hasta Merkel: feliz por el resultado, cumple con aflojar un poco la soga dejando la posibilidad de renegociar los plazos. Además, con la colaboración de DIMAR en el gobierno de coalición nacional, se ofrece una imagen de legitimidad que había sido cuestionada por las urnas en Mayo. Ahora: “con patriotismo, unidad nacional sin fisuras y con la ayuda de Dios, trabajaremos duro para ofrecer resultados concretos y esperanza al pueblo” asertó Antonis Samaras, el líder de ND. El nuevo gobierno tratará de renegociar las agobiantes medidas de austeridad del segundo rescate a Grecia por un valor de 130.000 millones de euros. Al final, metiéndole miedo al pueblo griego, los poderosos se han “salido con la suya” y han conseguido su objetivo, que Grecia permanezca dócil. Así que, por ahora todos contentos, pero la situación está ahí, veremos lo que ocurre en adelante. Después de todo, el problema ya no era la crisis, ni las condiciones del rescate: ¡el problema era el acceso al poder de SYRIZA! El problema se ha alejado, será por eso que “Europa respira aliviada”. Todos se han congratulado, desde Rajoy a Obama.


Pero, ¿es posible que a pesar de todo lo que se ha dicho ya sobre esto nadie haya dicho lo que voy a decir ahora? ¿Nadie se ha dado cuenta que las elecciones de Junio NO han servido para nada, que para un gobierno tripartito entre ND, PASOK y DIMAR no era preciso hacer las elecciones de Junio? En Mayo, ND, PASOK y DIMAR ya tenían la mayoría absoluta y hubieran podido hacer esto mismo que están haciendo ahora. ¡No me digan que la farsa no ha sido descomunal! ¿Es que alguien puede explicarme cómo –si toda la economía mundial está pendiente de la formación del nuevo gobierno griego y toda Grecia por descontado que también- es posible que haya que hacer otras elecciones porque los señoritos de DIMAR, de formar gobierno en Mayo, hubieran perdido la cara de vergüenza por ello?   

 

SYRIZA hará oposición


Y al otro lado están los otros: los apestados; el KKE que no quiere saber nada de nada ni de de nadie y SYRIZA que tiene la fatalidad que la mala situación económica haya hecho que los griegos hayan tenido el espejismo de creer en una política diferente. A este partido se le ha llamado últimamente “la rebelde SYRIZA”, es una coalición de izquierdas. De hecho, el nombre del partido más importante de la coalición es, precisamente, “Synaspismos” (“Coalición de la Izquierda”). Troskistas, antiguos maoístas, feministas y escisiones del KKE y del PASOK son los compañeros de viaje. Sin embargo, llegaron a votar a favor del Tratado de Maastricht y, para colmo de los colmos, entre el KKE y SYRIZA no hay buenas relaciones, tienen disensiones profundas con el KKE, el único partido comunista importante de Europa Occidental que conserva el carácter marxista-leninista. Los partidarios de SYRIZA, ¡caramba!, no tratarán, de seguro, tomar el Parlamento como los bolcheviques tomaron el Palacio de Invierno. Seguro que no pretenderán una dictadura stalinista ni nada que se le parezca. Que nadie me diga ahora que si éstos llegan al poder acaba la estabilidad mundial, ni historietas ya pasadas de moda. La humanidad debería tener la oportunidad de poder tener un gobierno de izquierda radical, un socialismo de rostro humano, sin que eso suponga que los militarotes saquen sus tanques y aviones, instigados por el Departamento de Estado (USA) y lo ahoguen en sangre y represión como hicieron en el Chile de 1973. Al fin y al cabo, ya no estamos en la Guerra Fría, ya no hay ninguna superpotencia como la Unión Soviética ni China empeñada en la Revolución Mundial. Representa tan solo, a mi juicio y en principio, una oportunidad comunista que razonablemente podría alcanzar el poder en algún momento del futuro no muy lejano, eso sí, si se les permite (es obvio que Tsipras Alexios no es Enrico Berlinguer porque no es el mismo lugar ni el mismo tiempo, y si hubiera algún equivalente a Aldo Moro no tiene por qué acabar asesinado).


Pero lo que parece haber surtido efecto es el miedo porque el electorado griego ha vuelto a votar un mes más tarde a aquellos que, en parte, habían repudiado. ¿Qué posibilidades de oposición tendrá SYRIZA, a partir de ahora? ¿Como el PCI en la Italia de la Guerra Fría, haciendo lo posible y lo imposible, esos monstruos de Frankenstein con tal de impedir que se gobierne de otro modo?


Lo que está por ver ahora es en qué va a convertirse SYRIZA en adelante. De momento, ha declinado participar de un gobierno que acepta las condiciones del rescate, tanto en Mayo como ahora en Junio. No han aceptado estar presentes en un gobierno colaboracionista de las imposiciones europeas. ¿Qué papel hará SYRIZA en la oposición? Probablemente trate de ser una oposición no al uso. Han manifestado querer hacer oposición en el Parlamento y en las calles. Pero, ¿terminará haciendo el juego de la realpolitik? Veremos qué ocurre, pero el sistema tratará de que SYRIZA juegue un papel, para ello existen mecanismos que tratarán de forzarle a ello. Sumisión o latigo ¿habrá otra alternativa? De momento, la oportunidad de llegar al poder por medios pacíficos se ha perdido con las elecciones de Junio, pero habrán más posibilidades en el futuro cercano, y con ellas la oportunidad de hacer una política distinta, resurgirán antiguas preguntas que otrora fueron abundantes y apasionadas ¿Cómo hacer un paso del Capitalismo al Socialismo?


 
< Anterior   Siguiente >
Joomla template by DesignForJoomla.com
DesignForJoomla.com provides free Joomla templates, free and commercial Joomla extensions, Joomla tutorials and SEO tips for the Joomla CMS