Índice de contenidos

Inicio
SiteMap
¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯
Actualidad
***Actualidad
Filosofía Política
***Luces de la Historia
***Debate Político
***Política viva
__________
las palabras y los días
artículos anteriores
__________
Envíanos un correo

Menú de Apoyo

Descargas
***Textos Clásicos
***Documentos raros
¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯
Tablón y convocatorias
__________
Enlaces
Búsqueda
Inicio arrow ***Actualidad arrow GAME OVER: Las clases poderosas han roto la baraja

Destacamos

El hombre ha nacido libre y por doquiera se encuentra sujeto con cadenas. (J. J. Rosseau)

 
GAME OVER: Las clases poderosas han roto la baraja Imprimir E-Mail
escrito por Juan Carlos Sáez Rodríguez   

La deriva de los acontecimientos político-económicos de los últimos años no invitan a vislumbrar un futuro halagador para las clases trabajadoras. Estas mismas están viendo cómo se esfuman sus derechos día a día, esto es literal, y están convirtiendo sus vidas en un continuo avatar de descalabros en aras de la “salvación del país”.

                                                        

Un alud de ataques económicos  tienen  lugar de continuo, y por si fuera poco, tampoco logran beneficiarse de las mejoras políticas conquistadas en cuanto a libertad de expresión, dado que en seguida se les envía a los antidisturbios. Desde los medios de comunicación se insta a la población a que acate el corolario de todas las medidas “anticrisis”, ya que “no hay alternativa”.  En aras de un patriotismo de tebeo se pretende que los manifestantes sean tratados como terroristas, equiparando sus manifestaciones con la “kale borroka”.  Entretanto, los grandes financieros, los defraudadores profesionales, la Corona y la Iglesia Católica se enriquecen aun más y se escaquean de los sacrificios que se exigen “a todos”. En ciertas ocasiones, tienen la habilidad de desaparecer del escenario de la masacre, pese a que son los responsables de este desaguisado.

Las medidas “anticrisis” presentadas por los representantes políticos de la burguesía no consisten en otra cosa que despojar a las clases trabajadoras y medias de todos sus derechos adquiridos, que se remontan al fin de la segunda guerra mundial, cuando se estableció la refundación de un capitalismo triunfante basado en la reforma de sus relaciones interclasistas.

Si hacemos un ejercicio de memoria  y nos situamos al final de la Gran Guerra (1914-1918) el panorama que vemos es el de unas sociedades pauperizadas y socialmente desestructuradas:   los grandes imperios habían desaparecido. Las masas obreras habían sido diezmadas por la guerra y la pandemia de gripe. La miseria alcanzaba cotas inimaginables y se asiste a un período de degradación social y psíquica en el que el nuevo estado de la burguesía establece sin matices un estado no asistencial, sin protección frente al paro, sin sanidad, sin educación y sin derechos laborales. Se establece la arbitrariedad empresarial en un mundo carente de solidaridad que deviene en una sociedad basada en la supremacía del más fuerte, el concepto darwinista de la vida, que prepara el camino del fascismo como alternativa a una democracia decadente, que se ve incapaz de cerrar el paso a la radicalización de una clase obrera vapuleada y a la proletarización de las clases medias.

El final de esta película es de sobra conocido por sus consecuencias  apocalípticas. Sin embargo,  hay que resaltar el hecho de que el capitalismo comprendió que había ido demasiado lejos en su afán depredador,  y que su futuro dependía del establecimiento de un nuevo contrato social basado en un “reparto” del pastel.  Y así se dio paso a las ideas de economistas como John Maynard keynes, quien estableció que el desarrollo de las políticas de inversión estatales, la puesta en circulación de abundante dinero, el incremento de salarios y la intervención del estado en todos los sectores económicos ayudaría a paliar las desigualdades sociales, lo que sin duda crearía las condiciones para un capitalismo de éxito, frente a la competencia de la Unión Soviética en el marco de la guerra fría.

Más o menos este ha sido el modelo que se ha desarrollado, y que ha funcionado, pero desde el ascenso de la ideología ultraliberal, inaugurada por Ronald Reagan en los años ochenta y desarrollada  por los neocons, las agencias de calificación, el FMI y el BCE, toda esta política económica ha sido desacreditada, en parte por la desaparición de “la competencia” que significaba  la presencia de la URSS.

El “nuevo capitalismo” carece de memoria y de ética y todo lo que representa ya estuvo presente en la historia, con los resultados ya citados. Sin embargo, cabría hacer una matización, y es que, a diferencia de lo que ocurrió, esto no significa el comienzo de otra conflagración internacional, ya que esta crisis afecta fundamentalmente a países del sur de Europa, los llamados PIIGS, donde se está desmontando o se ha hecho ya el “estado del bienestar”, por ejemplo, en Francia se ha subido el salario mínimo y en Alemania se ha incrementado el presupuesto para Educación un 10%. Estos datos ponen de manifiesto la dramática soledad de los que en el reparto desigual de roles en la Unión Europea, nos ha tocado el de parientes pobres.

Este hecho desarticula una eventual rebelión de clases a escala europea. El FMI ha declarado que los responsables de la inestabilidad financiera y política son los países antes citados: sus clases populares son el objetivo a aplastar.

Se sabe que la historia nunca se repite, pero ciertos condicionantes se dan por ciertos cuando cada día se empobrece más y más a la población sin ofrecer alternativas de presente y mucho menos de futuro.

Ya no se ve más fin que la codicia sin límites de una burguesía que ha roto las reglas del  juego. Que ha roto la baraja de la democracia, una vez más.

Game over.

 
Siguiente >
Joomla template by DesignForJoomla.com
DesignForJoomla.com provides free Joomla templates, free and commercial Joomla extensions, Joomla tutorials and SEO tips for the Joomla CMS