Índice de contenidos

Inicio
SiteMap
¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯
Actualidad
***Actualidad
Filosofía Política
***Luces de la Historia
***Debate Político
***Política viva
__________
las palabras y los días
artículos anteriores
__________
Envíanos un correo

Menú de Apoyo

Descargas
***Textos Clásicos
***Documentos raros
¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯
Tablón y convocatorias
__________
Enlaces
Búsqueda
Inicio arrow artículos anteriores arrow Política viva arrow De los derechos sobre las bases de datos de las empresas de telecomunicaciones

Destacamos

Los filósofos no han hecho más que interpretar de diversos modos el mundo, pero de lo que se trata es de transformarlo. (Karl Marx)

 
De los derechos sobre las bases de datos de las empresas de telecomunicaciones Imprimir E-Mail
escrito por Teodoro Mora Mínguez   
-         “¡Hola, buenas tardes, Don fulanito está en casa,…somos de….”. Esta es la frase que todos hemos oído al menos una vez seguida del producto que el comercial de turno nos quiere vender.

 


    Y no vale de nada que se le diga: -“No, no me interesa!”, la meliflua voz masculina o femenina proseguirá en su cometido hasta que Vd. o alguno de su familia, no importa el sexo, edad o estado civil del presunto cliente, compre el producto que le ofrecen desde el otro lado del auricular; da lo mismo que se trate de un edredón, de un equipo de masaje vibratorio, que no hará que Vd. esté mas guapo o guapa al quitarle los veinte quilos que se suponía que le sobraban, o una cubertería china, o una tarjeta de crédito, el caso  es que estos individuos y las empresas que los contratan o subcontratan (dependiendo del tipo de empresa, y es que E.T.T.s hay como los colores, para todos los gustos), pues el caso, es que estas empresas a través de sus empleados logran traspasar la frontera de su casa y con el subterfugio de una simpática información telefónica pasan, a renglón seguido, a endosarle un objeto que Vd. nunca quiso a partir del manejo de una información, ni mas ni menos que sus datos personales, que Vd. tampoco nunca dio el consentimiento de que se ofreciesen en pública subasta a las cientos de compañías que compran bases de datos estadísticas como si fuesen churros en la cafetería de la esquina.

 

Si según las leyes vivimos supuestamente en un país en donde las libertades son respetadas, ¿por qué no se respeta el derecho a la privacidad de la gente de la calle? ¿por qué aunque lo expresemos y pongamos la consabida “x”  en el contrato que, también supuestamente, da nuestra mas rotunda negativa a consentir que se utilicen nuestros datos para elaborar bases con fines comerciales, estos datos, terminan siendo utilizados por las empresas, ¿quizás, filtrados por otras empresas, que en principio, tienen otros fines mas desinteresados, como encuestas públicas?

 

¿Para cuando una auténtica ley sobre la privacidad de los datos personales? Y no simplemente que nos endosen que si ponemos esa consabida “x”  en el contrato de nuestro servidor de servicios de telecomunicaciones, nos dejarán en paz estos personajes telefónicos, personas al fin y al cabo, que se ganan su sueldo de machacar estas listas telefónicas llamando y vendiendo lo que nadie les pidió.

 

Pues ahí está la gracia, que estas empresas de telecomunicación ganan también grandes beneficios si otras empresas que utilizan los servicios de telecomunicaciones, las llamadas “call centers” que se dedican al machaqueo telefónico sistemático de la venta de todo tipo de producto que les contrate, hacen cuantas más llamadas mejor.

Los “call centres” ganan así, no sólo por venta, sino que también lo hacen por llamadas hechas, obteniendo beneficios de este modo también  las empresas servidoras de los servicios de telecomunicaciones y los responsables de las bases de datos, las cuales son “limpiadas” y actualizadas por los melifluos operadores y operadoras del otro lado del teléfono, a los cuales, de todo este pingue negocio corresponde una mínima cantidad del reparto de beneficios, el magro bocado de un sueldo más, del que disfrutan, por otra parte, una gran cantidad de personas contratadas, dado que el negocio de las telecomunicaciones mueve uno de los mercados mayores  y que contrata a un número de empleados más creciente cada día.

 

Así que, cuando Vd. se pregunte:-“¿por qué tengo que aguantar el que me estén llamando todo el día para comprar artículos que yo nunca pedí que me vendieran?” y  se cuestione –“¿por qué no se cumple el derecho a mantener la privacidad los datos telefónicos?” sepa que gracias a Vd. se está contribuyendo  a uno de los “motores productivos” de la economía nacional. ¡Cómo si no hubiera otros modos, medios y maneras de producir más riqueza sin tener que estar molestándonos unos a otros!, para así convertir, y esa es la piedra clave de todo, nuestro tiempo de ocio y de esparcimiento personal dentro del ámbito de privacidad en el domicilio, el rato que nos deja el trabajo o el espacio de reposo de nuestro entorno laboral cotidiano, en el tiempo de hacer negocio de dichas empresas, dejándoles así franquear libremente nuestras puertas al vendedor que nos ofrece la última novedad: -“¿Está Don fulanito en casa,…?” significa ni más ni menos que eso: convertir nuestro espacio y lugar de descanso en un lugar más para el todopoderoso y omnímodo mercado. ¡Ciao!

 
< Anterior   Siguiente >
Joomla template by DesignForJoomla.com
DesignForJoomla.com provides free Joomla templates, free and commercial Joomla extensions, Joomla tutorials and SEO tips for the Joomla CMS