Índice de contenidos

Inicio
SiteMap
¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯
Actualidad
***Actualidad
Filosofía Política
***Luces de la Historia
***Debate Político
***Política viva
__________
las palabras y los días
artículos anteriores
__________
Envíanos un correo

Menú de Apoyo

Descargas
***Textos Clásicos
***Documentos raros
¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯
Tablón y convocatorias
__________
Enlaces
Búsqueda

Destacamos

Es prudente no fiarse por entero de quienes nos han engañado una vez. (Descartes)

 
Lobos y Corderos Imprimir E-Mail
escrito por Juan Carlos Sáez Rodríguez   
Al hilo del último asesinato fascista en Madrid el autor sugiere que la sociedad debe defenderse de estas agresiones, con el arma de la presión social y el uso del Derecho.

De nuevo estamos donde siempre:  Homo hominis lupus est, Hobbes dixit. Otra vez la tragedia. Otra vez los asesinos; la cobardía, la provocación, el estupor, la rabia y miles de maldiciones que no sé cómo acallar. Esto es lo que hay. O quizá lo que ha existido desde siempre. Es la vieja historia que se repite sin cesar; esa rueda que nos atenaza y pretende imponer su ritmo de miedo a todo trance. Miedo a ser nosotros mismos, a mostrarnos sin tapujos contra toda forma de ignominia. Los lobos atacan de nuevo, porque no pueden hacer otra cosa. Están diseñados por una violencia dirigida contra todo lo que emite rebeldía hacia formas mezquinas de injusticia. Los lobos siempre son los mismos, al igual que los corderos. Siempre son los mismos los que matan y los que mueren. Hoy ha sido un joven en Madrid; antes lo fueron otros cuyo recuerdo es difuminado por los que se preocupan por el “vamos a mirar el futuro; olvidemos el pasado”. Un pasado jalonado de muertos por los que ya no valen lágrimas, ni recuerdos que puedan deslucir la fiesta. El delegado del gobierno opina que es un hecho puntual.

Hecho puntual. Así se zanja la cuestión. No tiene mayor trascendencia.

El jefe de los asesinos, o eso cree él, sale por la tele disfrazado de cordero exculpando a sus lobos: “no ha sido uno de los nuestros; ha sido un militar”, se excusa. Por mí como si ha sido un fontanero. Y para mayor escarnio añade que lo que quieren es obtener representación parlamentaria. Todo un clásico: tirar la piedra y esconder la mano con vistas a la galería, mientras preparan otro aquelarre y eligen otra víctima. Nunca tienen bastante sangre. La prensa en su conjunto lo reduce a un “choque entre bandas” lo que induce a creer que todos son iguales, asesinos y asesinados; alborotadores en suma, pero omite el hecho de que sólo hay un sector compuesto por matones armados que salen a la calle para matar, frente a todos los que no conciben la agresión, que luchan contra ésta, que ponen los muertos.

Esto debe acabar. Tenemos que saber defendernos frente a esta sangría, no con otras armas más que con nuestra voluntad de cambiar las leyes que les dan impunidad. Hemos de exigir a la sociedad que salga de su letargo y consiga que se elaboren leyes específicas contra los que atentan contra la libertad de los ciudadanos, y aplicarlas con todo rigor. Sirva como ejemplo Alemania, donde hay una ley que declara delincuente a todo aquél que niegue el holocausto. Puede parecernos una tontería, como negar la existencia del Sol,  pero lo importante es que no se aprovechen de los resquicios legales para campar a sus anchas, y obtener facilidades para seguir creciendo sin que se les ponga ningún freno. No hay otra salida más que aplicar el Derecho.

Si retrocedemos unas décadas en Europa tras la II guerra mundial comprobaremos el hecho histórico de la desaparición física del fascismo, en especial en los países liberados por el ejército soviético, donde fueron exterminados sus miembros, entre las derrotas militares y las represalias subsiguientes a la victoria. Unas cuantas décadas más tarde, tras la caída del muro de Berlín, vemos con asombro el resurgimiento de partidos nazis ¡en la misma Rusia! lo que pone de manifiesto que la violencia no basta para acabar con esta clase de basura humana.

Acabemos con este círculo de pesadilla. El Hombre no debe ser un lobo para el Hombre. No más lobos, ni corderos. No más asesinos, ni víctimas. Debemos construir una sociedad que contenga leyes que permitan vivir a los ciudadanos sin miedo a que les quiten su libertad, y su propia vida.
 
< Anterior   Siguiente >
Joomla template by DesignForJoomla.com
DesignForJoomla.com provides free Joomla templates, free and commercial Joomla extensions, Joomla tutorials and SEO tips for the Joomla CMS